ARpsicología
Inicio
Presentación
   ¿Quiénes somos?
¿Dónde estamos?
  Áreas de Intervención
Tratamientos
  Talleres   Artículos de interés
  Enlaces

Volver

 

TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA (TAG)


El trastorno de ansiedad generalizada tiene como característica principal una preocupación y ansiedad excesiva (expectación aprensiva) sobre un número considerable de acontecimientos o actividades de la vida cotidiana, persistentes al menos durante 6 meses.


Las áreas de preocupación más habituales giran alrededor de temas de la vida diaria, como la familia, los amigos, trabajo, dinero, salud, etc. siendo muy difícil al individuo controlar este estado constante de preocupación.


La preocupación puede definirse como cadena de pensamientos e imágenes con carga negativa y relativamente incontrolable, que está orientada hacia el peligro futuro que es percibido como incontrolable. (Rappe,1995).


Las personas que padecer un trastorno de ansiedad generalizada suelen presentar preocupaciones relativamente constantes, y, por lo general únicamente suelen ser capaces de dejar de lado un tema de preocupación ante la aparición de otro nuevo tema de preocupación.


CRITERIOS DEL DSM-IV PARA EL DIAGNÓSTICO DEL TRASTORNO POR ANSIEDAD GENERALIZADA


A. Ansiedad y preocupación excesivas (expectación aprensiva) sobre una amplia gama de acontecimientos o actividades (como el rendimiento laboral o escolar), que se prolongan más de 6 meses.

 

B. Al individuo le resulta difícil controlar este estado de constante preocupación.

 

C. La ansiedad y preocupación se asocian a tres (o más) de los seis síntomas siguientes (algunos de los cuales han persistido más de 6 meses).

Nota: En los niños sólo se requiere uno de estos síntomas:

1. inquietud o impaciencia
2. fatigabilidad fácil
3. dificultad para concentrarse o tener la mente en blanco
4. irritabilidad
5. tensión muscular
6. alteraciones del sueño (dificultad para conciliar o mantener el sueño, o sensación al despertarse de sueño no reparador)

 

D. El centro de la ansiedad y de la preocupación no se limita a los síntomas de un trastorno; por ejemplo, la ansiedad o preocupación no hacen referencia a la posibilidad de presentar una crisis de angustia (como en el trastorno de angustia), pasarlo mal en público (como en la fobia social), contraer una enfermedad (como en el trastorno obsesivo-compulsivo), estar lejos de casa o de los seres queridos (como en el trastorno de ansiedad por separación), engordar (como en la anorexia nerviosa), tener quejas de múltiples síntomas físicos (como en el trastorno de somatización) o padecer una enfermedad grave (como en la hipocondría), y la ansiedad y la preocupación no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno por estrés postraumático.

 

E. La ansiedad, la preocupación o los síntomas físicos provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

 

F. Estas alteraciones no se deben a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas, fármacos) o a una enfermedad médica (p. ej., hipertiroidismo) y no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno del estado de ánimo, un trastorno psicótico o un trastorno generalizado del desarrollo.

 


NOTA IMPORTANTE:
Es importante recordar que no debe, ni puede usted autodiagnosticarse. Únicamente un profesional cualificado tiene los conocimientos suficientes para hacerlo. Si Vd, se siente identificado con los síntomas, debe acudir a un profesional para someterse a tratamiento en las mejores condiciones de rigor y fiabilidad.

 


 

ARpsicologia


Terapia y Asesoramiento

Psicológico

volver