ARpsicología
Inicio
Presentación
   ¿Quiénes somos?
¿Dónde estamos?
  Áreas de Intervención
Tratamientos
  Talleres   Artículos de interés
  Enlaces

Volver

 

FOBIA SOCIAL


La fobia social es un trastorno psicológico perteneciente a los trastornos de ansiedad que se refiere “ a un temor acusado y persistente a una o más situaciones sociales o de actuación en público en las que la persona se ve expuesta a gente desconocida o al posible escrutinio por parte de los demás. El sujeto teme actuar de alguna manera (o mostrar síntomas de ansiedad) que pueda ser humillante o embarazosa”. (APA, 1994).

 

La característica más acusada de los sujetos que padecen fobia social tiene que ver con el temor al escrutinio por parte de los demás y a ser evaluados negativamente.

 

Cuando se sufre fobia social el tener que exponerse a la situación social temida, provoca irremediablemente síntomas de ansiedad, por lo que la conducta más habitual de los fóbicos sociales es la evitación de las situaciones que temen.

 

Las personas con fobia social comenten errores de percepción de la situación. Sobreestiman el aspecto negativo de su conducta y presenta una alta conciencia de sí mismos, de manera que existe una hipervigilancia ante la amenaza social, evaluando constantemente la gravedad de una amenaza potencial y su capacidad para enfrentarse a ella.

 

 

 

Distorsiones cognitivas frecuentes en la fobia social:

 

.Adivinar intenciones negativas en los demás, sin tener pruebas de que sea cierto.
.Fijarse en lo negativo e ignorar o descalificar lo positivo
.Sobregeneralizar
.Magnificar – minimizar
-Razonamiento emocional
.Personalización
-Pensamiento “Todo o nada”
-Etiquetas negativas
-Exigencias “deberías”.

 

Más información ver: sección artículos (Distorsiones Cognitivas).

 

 

 

Situaciones más temidas por las personas con fobia social:

 

Iniciar y/mantener conversaciones
Tener una cita
Asistir a fiestas, eventos.. etc.
Comportarse de forma asertiva
Hablar con personas  con autoridad
Devolver algún producto en tiendas
Hacer y recibir cumplidos
Asistir a reuniones
Hablar en público
Actuar ante otros personas
Ser el centro de atención comer/beber en público
Trabajar mientras le están observando.

 

 

Síntomas frecuentes:

Palpitaciones
Temblor
Sudoración
Tensión muscular
Sensación de vacio en el estómago
Resecación bucal
Sentir frio/calor
Rubor
Tensión/dolores de cabeza.

 

 

 

Modelo cognitivo conductual para la fobia social

 

 

Criterios diagnósticos del DSM-IV para la Fobia Social.

A. Temor acusado y persistente por una o más situaciones sociales o actuaciones en público en las que el sujeto se ve expuesto a personas que no pertenecen al ámbito familiar o a la posible evaluación por parte de los demás. El individuo teme actuar de un modo (o mostrar síntomas de ansiedad) que sea humillante o embarazoso. Nota: En los niños es necesario haber demostrado que sus capacidades para relacionarse socialmente con sus familiares son normales y han existido siempre, y que la ansiedad social aparece en las reuniones con individuos de su misma edad y no sólo en cualquier interrelación con un adulto.

B. La exposición a las situaciones sociales temidas provoca casi invariablemente una respuesta inmediata de ansiedad, que puede tomar la forma de una crisis de angustia situacional o más o menos relacionada con una situación. Nota: En los niños la ansiedad puede traducirse en lloros, berrinches, inhibición o retraimiento en situaciones sociales donde los asistentes no pertenecen al marco familiar.

C. El individuo reconoce que este temor es excesivo o irracional. Nota: En los niños puede faltar este reconocimiento.

D. Las situaciones sociales o actuaciones en público temidas se evitan o bien se experimentan con ansiedad o malestar intensos.

E. Los comportamientos de evitación, la anticipación ansiosa, o el malestar que aparece en la(s) situación(es) social(es) o actuación(es) en público temida(s) interfieren acusadamente con la rutina normal del individuo, con sus relaciones laborales (o académicas) o sociales, o bien producen un malestar clínicamente significativo.

F. En los individuos menores de 18 años la duración del cuadro sintomático debe prolongarse como mínimo 6 meses.

G. El miedo o el comportamiento de evitación no se deben a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas, fármacos) o de una enfermedad médica y no pueden explicarse mejor por la presencia de otro trastorno metal (p. ej., trastorno de angustia con o sin agorafobia, trastorno de ansiedad por separación, trastorno dismórfico corporal, un trastorno generalizado del desarrollo o trastorno esquizoide de la personalidad).

H. Si hay una enfermedad médica u otro trastorno mental, el temor descrito en el Criterio A no se relaciona con estos procesos (p. ej., el miedo no es debido a la tartamudez, a los temblores de la enfermedad de Parkinson o a la exhibición de conductas alimentarias anormales en la anorexia nerviosa o en la bulimia nerviosa).

Especificar si:
-
Generalizada: si los temores hacen referencia a la mayoría de las situaciones sociales (considerar también el diagnóstico adicional de trastorno de la personalidad por evitación)

 

 


NOTA IMPORTANTE:
Es importante recordar que no debe, ni puede usted autodiagnosticarse. Únicamente un profesional cualificado tiene los conocimientos suficientes para hacerlo. Si Vd, se siente identificado con los síntomas, debe acudir a un profesional para someterse a tratamiento en las mejores condiciones de rigor y fiabilidad.

 


 

ARpsicologia


Terapia y Asesoramiento

Psicológico

volver