ARpsicología
Inicio
Presentación
   ¿Quiénes somos?
¿Dónde estamos?
  Áreas de Intervención
Tratamientos
  Talleres   Artículos de interés
  Enlaces

Volver

 

TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO (TOC)



El trastorno obsesivo compulsivo, se halla incluido dentro de los trastornos de ansiedad.

 

Viene definido por:

 

Obsesiones: son ideas, pensamientos, imágenes o impulsos intrusivos, que las personas que la padecen consideran repugnantes, inaceptables, absurdas o sin sentido, y que intentan rechazar. Las obsesiones hacen que quien las padece sienta niveles altos de ansiedad o malestar y sienta el impulso de neutralizar dicha obsesión o sus consecuencias.

 

Compulsiones: Son comportamientos repetitivos y aparentemente sin sentido que se realizan según ciertas reglas y de una manera estereotipada. Con dicho comportamiento se intenta prevenir o neutralizar algún acontecimiento o situación futura, relacionados con la obsesión. La acción puede no estar conectada de una manera realista a lo que se intenta producir o prevenir, o puede ser claramente excesiva. La persona reconoce lo absurdo de su comportamiento y no obtiene placer alguno en hacerlo, aunque proporciona con la realización de la conducta un alivio de su malestar.

 

 

TIPOS DE TOC

 

Lavadores y limpiadores: son personas a las que carcomen obsesiones relacionadas con la contaminación a través de determinados objetos o situaciones.

 

Verificadores: son personas que inspeccionan de manera excesiva con el propósito de evitar que ocurra una determinada catástrofe.

 

Repetidores: son aquéllos individuos que se empeñan en la ejecución de acciones repetitivas.

 

Ordenadores: son personas que exigen que las cosas que las rodean estén dispuestas de acuerdo con determinadas pautas rígidas, incluyendo distribuciones simétricas.

 

Acumuladores: coleccionan objetos insignificantes, de los que no pueden desprenderse.

 

Ritualizadores mentales: acostumbran a apelar a pensamientos o imágenes repetitivos, llamados compulsiones mentales, con el objetivo de contrarrestar la ansiedad provocada por las ideas o imágenes, que constituyen las obsesiones.

 

Obsesivos puros: experimentan pensamientos negativos reiterativos, que resultan incontrolables y bastante perturbadores. No obstante, a diferencia de quienes sufren los demás tipos de TOC, no realizan comportamientos reiterativos de tipo físico, sino rumiaciones mentales.

 


CRITERIOS DIAGNÓSTICOS DSM-IV

 

A. Se cumple para las obsesiones y las compulsiones:

 

Las obsesiones se definen por 1, 2, 3 y 4:
1. Pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes y persistentes que se experimentan en algún momento del trastorno como intrusos e inapropiados, y causan ansiedad o malestar significativos.
2. Los pensamientos, impulsos o imágenes no se reducen a simples preocupaciones excesivas sobre problemas de la vida real.
3. La persona intenta ignorar o suprimir estos pensamientos, impulsos o imágenes, o bien intenta neutralizarlos mediante otros pensamientos o actos.
4. La persona reconoce que estos pensamientos, impulsos o imágenes obsesivos son el producto de su mente (y no vienen impuestos como en la inserción del pensamiento).
Las compulsiones se definen por 1 y 2:
1. comportamientos (p. ej., lavado de manos, puesta en orden de objetos, comprobaciones) o actos mentales (p. ej., rezar, contar o repetir palabras en silencio) de carácter repetitivo, que el individuo se ve obligado a realizar en respuesta a una obsesión o con arreglo a ciertas reglas que debe seguir estrictamente.
2. el objetivo de estos comportamientos u operaciones mentales es la prevención o reducción del malestar o la prevención de algún acontecimiento o situación negativos; sin embargo, estos comportamientos u operaciones mentales o bien no están conectados de forma realista con aquello que pretenden neutralizar o prevenir o bien resultan claramente excesivos

 

B. En algún momento del curso del trastorno la persona ha reconocido que estas obsesiones o compulsiones resultan excesivas o irracionales.
Nota: Este punto no es aplicable en los niños.


C. Las obsesiones o compulsiones provocan un malestar clínico significativo, representan una pérdida de tiempo (suponen más de 1 hora al día) o interfieren marcadamente con la rutina diaria del individuo, sus relaciones laborales (o académicas) o su vida social.


D. Si hay otro trastorno, el contenido de las obsesiones o compulsiones no se limita a él (p. ej., preocupaciones por la comida en un trastorno alimentario, arranque de cabellos en la tricotilomanía, inquietud por la propia apariencia en el trastorno dismórfico corporal, preocupación por las drogas en un trastorno por consumo de sustancias, preocupación por estar padeciendo una grave enfermedad en la hipocondría, preocupación por las necesidades o fantasías sexuales en una parafília o sentimientos repetitivos de culpabilidad en el trastorno depresivo mayor).


E. El trastorno no se debe a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p.ej., drogas, fármacos) o de una enfermedad médica.

 

Especificar si:
Con poca conciencia de enfermedad: si, durante la mayor parte del tiempo del episodio actual, el individuo no reconoce que las obsesiones o compulsiones son excesivas o irracionales.


NOTA IMPORTANTE:
Es importante recordar que no debe, ni puede usted autodiagnosticarse. Únicamente un profesional cualificado tiene los conocimientos suficientes para hacerlo. Si Vd, se siente identificado con los síntomas, debe acudir a un profesional para someterse a tratamiento en las mejores condiciones de rigor y fiabilidad.

 


 

ARpsicologia

Terapia y Asesoramiento

Psicológico

 

volver