ARpsicología
Inicio
Presentación
   ¿Quiénes somos?
¿Dónde estamos?
  Áreas de Intervención
Tratamientos
  Talleres   Artículos de interés
  Enlaces

Volver

 

DISFUNCIONES SEXUALES

Por disfunciones sexuales entendemos aquéllos problemas sexuales que dificultan de manera significativa la satisfacción sexual de la pareja, debido a que alteran el funcionamiento psico-fisiológico de uno a ambos miembros.

 

Son muchos y variados los elementos implicados en el aparación y mantenimiento de las disfunciones sexuales, siendos los factores psicosociales los que juegan un papel relevante fundamental.

 

Entre las distintas causas podemos mencionar:

 

Físicas: Afectan el desarrollo de la actividad sexual como producto de enfermedades que ejercen un efecto directo o indirecto sobre la disfunción.

Farmacológicas: Algunos fármacos actuan directa o indirectamente sobre la conducta sexual por su acción sobre alguna parte del organismo.

Psicológicas: Existen diversos factores psicológicos relevantes que actuan en las disfunciones sexuales:

 

a) ansiedad asociada a las relaciones sexuales.

b) Falta de conocimiento sobre la habilidades y el desarrollo secual propio y de la pareja.

c) La adopción del "rol de espectador" en la relación.

 

La respuesta sexual en el hombre y en la mujer es semejante, pudienco encontrar en ella las siguientes fases:

. deseo sexual.

. excitación.

. meseta.

- orgasmo y 

- resolución.

 

 

Basándonos en la respuesta sexual humana, distinguimos las siguientes categorías de

trastornos sexuales de origen psicológico. (Clasificación DSM-IV-TR).

 

Trastornos del Deseo Sexual

Deseo sexual hipoactivo.

A. Disminución (o ausencia) de fantasías y deseos de actividad sexual de forma persistente o recurrente. El juicio de deficiencia o ausencia debe ser efectuado por el clínico, teniendo en cuenta factores que, como la edad, el sexo y el contexto de la vida del individuo, afectan a la actividad sexual.
B. El trastorno provoca malestar acusado o dificultades de relación interpersonal.
C. El trastorno sexual no se explica mejor por la presencia de otro trastorno (excepto otra disfunción sexual) y no se debe exclusivamente a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas, fármacos) o a una enfermedad médica.

 

Trastorno por avesión al sexo.

A. Aversión extrema persistente o recidivante hacia, y con evitación de, todos (o prácticamente todos) los contactos sexuales genitales con una pareja sexual.
B. La alteración provoca malestar acusado o dificultades en las relaciones interpersonales.
C. El trastorno sexual no se explica mejor por la presencia de otro trastorno (excepto otro trastorno sexual).

 

 

Trastornos de la Excitación Sexual

Trastorno de la Excitación Sexual en la mujer

A. Incapacidad, persistente o recurrente, para obtener o mantener la respuesta de lubricación propia de la fase de excitación, hasta la terminación de la actividad sexual.
B. El trastorno provoca malestar acusado o dificultades en las relaciones interpersonales.
C. El trastorno sexual no se explica mejor por la presencia de otro trastorno (excepto otra disfunción sexual) y no es debido exclusivamente a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas o fármacos) o a una enfermedad médica.

 

Trastorno de la Erección en el hombre.

A. Incapacidad, persistente o recurrente, para obtener o mantener una erección apropiada hasta el final de la actividad sexual.
B. La alteración provoca malestar acusado o dificultades de relación interpersonal.
C. El trastorno eréctil no se explica mejor por la presencia de otro trastorno (que no sea disfunción sexual) y no es debido exclusivamente a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas o fármacos) o a una enfermedad médica.

 

Trastornos Orgásmicos

Trastorno orgásmico femenino

A. Ausencia o retraso persistente o recurrente del orgasmo tras una fase de excitación sexual normal. Las mujeres muestran una amplia variabilidad en el tipo o intensidad de la estimulación que desencadena el orgasmo. El diagnóstico de trastorno orgásmico femenino debe efectuarse cuando la opinión médica considera que la capacidad orgásmica de una mujer es inferior a la que correspondería por edad, experiencia sexual y estimulación sexual recibida.
B. La alteración provoca malestar acusado o dificultad en las relaciones interpersonales.

C. El trastorno orgásmico no se explica mejor por la presencia de otro trastorno (excepto otro trastorno sexual) y no es debido exclusivamente a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas o fármacos) o a una enfermedad médica.

 

Trastorno orgásmico masculino

A. Ausencia o retraso persistente o recurrente del orgasmo, tras una fase de excitación sexual normal, en el transcurso de una relación sexual normal. El diagnóstico clínico debe efectuarse teniendo en cuenta la edad del individuo, considera adecuada en cuanto a tipo de estimulación, intensidad y duración.
B. El trastorno provoca malestar acusado o dificultades en las relaciones interpersonales.
C. El trastorno orgásmico no se explica mejor por la presencia de otro trastorno (excepto otra disfunción sexual) y no es debido exclusivamente a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas o fármacos) o a una enfermedad médica.

 

Eyaculación precoz

A. Eyaculación persistente o recurrente en respuesta a una estimulación sexual mínima antes, durante o poco tiempo después de la penetración, y antes de que la persona lo desee. El clínico debe tener en cuenta factores que influyen en la duración de la fase de excitación, como son la edad, la novedad de la pareja o la situación y la frecuencia de la actividad sexual.
B. La alteración provoca malestar acusado o dificultades en las relaciones interpersonales.
C. La eyaculación precoz no es debida exclusivamente a los efectos directos de alguna sustancia (p. ej., abstinencia de opiáceos).

 

Trastornos Sexuales por Dolor

Dispareunia (no debida a una enfermedad médica)

A. Dolor genital recurrente o persistente asociado a la relación sexual, tanto en hombres como en mujeres.

B. La alteración provoca malestar acusado o dificultades de las relaciones interpersonales.
C. La alteración no es debida únicamente a vaginismo o a falta de lubricación, no se explica mejor por la presencia de otro trastorno del EJE I (excepto otra disfunción sexual) y no es debida exclusivamente a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p.ej., drogas, fármacos) o a una enfermedad medica.

 

Vaginismo (no debido a una enferedad médica)

A. Aparición persistente o recurrente de espasmos involuntarios de la musculatura del tercio externo de la vagina, que interfiere el coito.
B. La alteración provoca malestar acusado o dificultad en las relaciones interpersonales.
C. El trastorno no se explica mejor por la presencia de otro trastorno (p. ej., trastorno de somatización) y no es debido exclusivamente a los efectos fisiológicos directos de una enfermedad médica.

 

Otras Disfunciones Sexuales

Trastorno sexual debido a....(indicar enfermedad médica)

A. Trastorno sexual clínicamente significativo, que provoca malestar acusado o dificultad en las relaciones interpersonales como rasgos clínicos predominantes.
B. A partir de la historia clínica, la exploración física o los hallazgos de laboratorio la disfunción sexual se explica en su totalidad por los efectos fisiológicos directos de una enfermedad médica.
C. El trastorno no se explica mejor por la presencia de otro trastorno mental (p. ej., trastorno depresivo mayor).


Seleccionar el código y término sobre la base del trastorno sexual predominante:
N94.8 Deseo sexual hipoactivo en la mujer debido a... (indicar enfermedad médica) (625.8). Este término se usa si, en una mujer, el rasgo predominante es un deseo sexual deficiente o ausente.
N50.8 Deseo sexual hipoactivo en el varón debido a... (indicar enfermedad médica) (608.89). Este término se usa si, en un varón, el rasgo predominante es un deseo sexual deficiente o ausente.
N48.4 Trastorno de la erección en el varón debido a... (indicar enfermedad médica) (607.84). Este término se usa si la disfunción eréctil masculina es el rasgo predominante.
N94.1 Dispareunia femenina debida a... (indicar enfermedad médica) (625.0). Este término se usa si, en una mujer, el rasgo predominante es el dolor asociado al coito.
N50.8 Dispareunia masculina debida a... (indicar enfermedad médica) (608.89). Este término se usa si, en un varón, el rasgo predominante es el dolor asociado al coito.
N94.8 Otros trastornos sexuales femeninos debidos a... (indicar enfermedad médica) (625.8). Este término se usa si, en una mujer, predomina otro síntoma (p. ej., trastorno orgásmico) o no predomina ninguno
N50.8 Otros trastornos sexuales masculinos debidos a... (indicar enfermedad médica) (608.89). Este término se usa si, en un varón, predomina otro síntoma (p. ej., trastorno orgásmico) o no predomina ninguno.

 

Nota de codificación: Incluir el nombre de la enfermedad médica en el Eje I, por ejemplo, N48.4 Trastorno de la erección en el hombre debido a diabetes mellitus [607.84]; codificar también la enfermedad médica en el Eje III.

 

Trastorno sexual inducido por sustancias

A. Trastorno sexual clínicamente significativo, que provoca malestar acusado o dificultad en las relaciones interpersonales.
B. A partir de la exploración física, la historia clínica y los hallazgos de laboratorio, hay pruebas de que el trastorno sexual se explica en su totalidad por el consumo de sustancias, como se manifiesta en los casos siguientes 1 o 2:
1. los síntomas del Criterio A aparecen durante o en los 30 días siguientes a la intoxicación por la sustancia
2. el consumo del medicamento está etiológicamente relacionado con la alteración.
C. La alteración no se explica mejor por la presencia de un trastorno sexual no inducido por sustancias, como lo demuestra el hecho de que los síntomas preceden al inicio del consumo o la dependencia de la sustancia (o consumo de fármacos); los síntomas persisten durante un tiempo sustancial (p. ej., 1 mes) después de haber finalizado la intoxicación, o son excesivos en relación con lo que cabría esperar, dados el tipo o la cantidad de la sustancia usada o la duración de su consumo o bien hay pruebas de la existencia de un trastorno sexual independiente no inducido por sustancias (p. ej., una historia de episodios recurrentes no relacionados con sustancias).

 

Nota: Este diagnóstico debe establecerse en lugar del diagnóstico de intoxicación por sustancias sólo si el trastorno sexual es excesivo en comparación con el que se presenta durante la intoxicación y si el trastorno es de suficiente gravedad como para merecer atención clínica independiente.

 

 


Mitos sobre las Disfunciones Sexuales

 

Los trastornos sexuales son poco comunes y la causa fundamental es enfermedad física o psíquica grave.

Investigaciones recientes indican que una de cada tres personas presenta algún tipo de trastorno sexual, por lo tanto se trata de una problemática de alta prevalencia en la población.
Las causas son complejas y pensamos que las disfunciones sexuales deben ser entendidas y tratadas desde diversos enfoques (psicológico, médico, sociológico, vincular y sexológico).

 

Los trastornos sexuales requieren para su solución tratamientos largos, complicados y costosos.

Los tratamientos sexológicos son breves, focalizados en el problema, y con un alto grado de eficacia.
Consisten en tareas que son realizadas por el paciente en conjunto con su pareja, orientadas a manejar las causas específicas que mantienen el problema.

 

Una falta de erección indica el comienzo de la impotencia.

Técnicamente, podemos diagnosticar una disfunción eréctil cuando el varón no puede lograr y/o mantener una erección suficiente para la penetración en por lo menos uno de cada cuatro encuentros durante un plazo mínimo de seis meses.
De esta manera, un episodio aislado no es indicador de disfunción sexual, pudiendo estar afectado por cansancio, angustia, falta de estimulación, una enfermedad, o simplemente no tener ganas demantener en ese momento una relación sexual.


La causa fundamental de la disminución del deseo es el strees de la vida actual.

Si bien el strees es una causa presente en muchos casos de disminución del deso sexual (aunque a veces provoca hipersexualidad) se trata de un problema muy complejo y con una policausalidad tal que no podemos establecer comparaciones tan fácilmente como lo hacemos con otros cuadros.
Algunas causas posibles, además de la mencionada son: enfermedades físicas, medicaciones, no enamoramiento, discordia conyugal, rechazo o falta de atracción por la pareja, relación no coherente con la fantasía erótica, trastornos psiquiátricos, mecanismo psicológicos opuestos al enamoramiento.

 

Si una mujer no alcanza el orgasmo es “frígida”.++

 

“frigidez” e “impotencia” son dos términos peyorativos en desuso para la mayoría de los profesionales. Hoy utilizamos otros términos: si el problema es la disminución del deseo sexual, Deseo Sexual Hipoactivo; si se trata de dificultades con la lubricación, Trastorno de la Excitación Sexual en la mujer; y si en cambio nos encontramos con dificultades o imposibilidad para alcanzar el orgasmo, hablamos de Anorgasmia o Retardo Orgásmico.

 

La Eyaculación precoz se caracteriza por eyacular en el momento mismo de la penetración o inmediatamente después.

En realidad no existen actualmente criterios objetivos en términos de tiempos razonables de control eyaculatorio. Los parámetros para determinar cuando el control eyaculatorio es deficiente se establecen a partir de las expectativas del propio individuo, por lo tanto se define a la eyaculación precoz como la disfunción sexual que se caracteriza porque la persona ayacula antes de lo que desea, sea cual sea el tiempo o momento establecido como deseable.

 

 


NOTA IMPORTANTE:
Es importante recordar que no debe, ni puede usted autodiagnosticarse. Únicamente un profesional cualificado tiene los conocimientos suficientes para hacerlo. Si Vd, se siente identificado con los síntomas, debe acudir a un profesional para someterse a tratamiento en las mejores condiciones de rigor y fiabilidad.

 


 

ARpsicologia


Terapia y Asesoramiento

Psicológico

volver