Inicio
Presentación
   ¿Quiénes somos?
¿Dónde estamos?
  Áreas de Intervención
Tratamientos
  Talleres   Artículos de interés
  Enlaces

 

Aaron T: Beck inicia el desarrollo de la que denominó "Terapia Cognitiva" a principio de la década de los sesenta  (1962) en la Universidad de Pensylvania, como una psicoterapia para la depresión, breve y orientada al presente.

“La Terapia Cognitiva está basada en el modelo cognitivo que postula que las emociones y conductas de las personas están influidas por su percepción de los eventos. No es una situación en y por sí misma la que determina lo que una persona siente, sino más bien la forma en que ella interpreta la situación (Ellis, 1962; Beck, 1964).    .... Por lo tanto la forma en que se sienten las personas está asociada a la forma  en que interpretan y piensan sobre una situación. La situación por sí misma no determina directamente cómo se sienten; su respuesta emocional está mediada por su percepción de la situación.”  (Beck, J., 1995, Cognitive Therapy: Basics and Beyond,  p.14  ).

 

LAS DISTORSIONES COGNITIVAS

 Las personas tienden a cometer persistentes errores en su forma de pensar. Con frecuencia se observa un desvío negativo sistemático en la forma de procesar el conocimiento en los pacientes que padecen un trastorno psicológico.Las distorsiones cognitivas o formas no válidas de razonamiento más frecuentes son:

 

1.- PENSAMIENTO TODO-O-NADA: 
Usted está viéndolo todo en categorías blanco-o-negro. Si sus resultados no llegan a ser perfectos, se considera un completo fracaso.

2.- GENERALIZACIÓN EXCESIVA:
Usted considera un solo hecho negativo como si fuese un completo modelo de derrota.

3.- FILTRO MENTAL:
Usted escoge un solo detalle negativo y se fija exclusivamente en él, de modo que su visión de toda la realidad se oscurece, como la gota de tinta que tiñe toda la jarra de agua.

4.- DESCALIFICACIÓN DE LO POSITIVO:
Usted rechaza las experiencias positivas insistiendo en que “no cuentan”, por una u otra razón. De este modo, puede mantener una creencia negativa que se contradice con sus experiencias cotidianas.

5.- CONCLUSIONES APRESURADAS:
Usted hace interpretación negativa aunque no existan hechos definidos que fundamenten convincentemente su conclusión.

  1. Lectura de pensamiento: Usted decide arbitrariamente que alguien está reaccionando de modo negativo con respecto a usted, y no se toma la molestia de averiguar si es así.
  2. El error del adivino: Usted prevé que las cosas resultarán mal, y está convencido de que su predicción es un hecho ya establecido.

6.- MAGNIFICACIÓN (CATASTROFE) O MINIMIZACIÓN:
Usted exagera la importancia de las cosas (como, por ejemplo, un error suyo o el logro de algún reto), o reduce las cosas indebidamente hasta que parecen diminutas (sus propias cualidades más notables o las imperfecciones de otro). A esto se le denomina también el “truco binocular”
.

7.- RAZONAMIENTO EMOCIONAL:
Usted supone que sus emociones negativas reflejan necesariamente lo que son las cosas en la realidad: “lo siento, luego es verdad”.

8.- ENUNCIACIÓN “DEBERÍA”:
Usted trata de motivarse con “deberías” y “no deberías”, como si tuvieran que azotarlo y castigarlo antes de esperar que usted haga algo. La consecuencia emocional es la culpa. Cuando dirige este tipo de enunciaciones hacia los demás, siente irritación, frustración y resentimiento.

9.- ETIQUETACIÓN Y ETIQUETACIÓN ERRÓNEA:
Esta es una forma extrema de generalización excesiva. En lugar de describir su error, usted le pone una etiqueta negativa para usted mismo: “soy un perdedor”. Cuando la conducta de alguien no le siente bien, le pone otra etiqueta negativa: “Es un maldito piojoso”. La atribución de etiquetas erróneas implica la descripción de un hecho con un lenguaje muy vivido y con una gran carga emocional.

10.- PERSONALIZACIÓN:
Se ve a sí mismo como la causa de algún hecho negativo externo del cual, en realidad, usted no ha sido básicamente responsable.

volver