Inicio
Presentación
   ¿Quiénes somos?
¿Dónde estamos?
  Áreas de Intervención
Tratamientos
  Talleres   Artículos de interés
  Enlaces

 

Volver

 

TRASTORNO DISTÍMICO

 

La Distimia, también llamada Trastorno Distímico, es un trastorno afectivo o del estado de ánimo que comparte síntomas parecidos con el trastorno de depresión mayor, no llegando sin embargo a cumplir todos los criterios. Suelen distinguirse en base a la gravedad, la cronicidad y la persistencia.

 

Diferencias entre el Trastorno Depresivo mayor y el Trastorno Dístímico.

Trastorno Depresivo Mayor
Trastorno Dístimico
- Suele consistir en uno o más episodios depresivos mayores separados, que se pueden distinguir de la actividad normal de la persona.
- El estado depresivo debe estar presente durante la mayor parte del día, casi cada día, durante al menos dos semanas.

- Los síntomas depresivos son crónicos y menos graves, manteníendose durante años.


- El estado deprimido debe estar presente al menos durante dos años.

Más información ver: trastorno depresivo mayor.

 

Los síntomas más frecuentes pueden incluir:

Tristeza, ansiedad o sensación de "vacío" persistentes.
Pérdida de interés en actividades que antes se disfrutaban.
Llanto excesivo.
Mayor inquietud e irritabilidad.
Menor capacidad de concentrarse y tomar decisiones.
Disminución de la energía.
Aumento de los sentimientos de culpabilidad, desamparo y, o desesperanza.
Alteraciones del peso y, o del apetito debido a comer de forma insuficiente o excesiva.
Alteraciones en los hábitos del sueño.
Aislamiento social.
Síntomas físicos que no ceden ante los tratamientos estándar (por ejemplo, dolor crónico, dolor de cabeza).

 

Criterios Diagnósticos del DSM-IV para el Trastorno Distímico


A. Estado de ánimo crónicamente depresivo la mayor parte del día de la mayoría de los días, manifestado por el sujeto u observado por los demás, durante al menos 2 años. Nota: En los niños y adolescentes el estado de ánimo puede ser irritable y la duración debe ser de al menos 1 año.

B. Presencia, mientras está deprimido, de dos (o más) de los siguientes síntomas:
1. pérdida o aumento de apetito
2. insomnio o hipersomnia
3. falta de energía o fatiga
4. baja autoestima
5. dificultades para concentrarse o para tomar decisiones
6. sentimientos de desesperanza.

C. Durante el período de 2 años (1 año en niños y adolescentes) de la alteración, el sujeto no ha estado sin síntomas de los Criterios A y B durante más de 2 meses seguidos.

D. No ha habido ningún episodio depresivo mayor durante los primeros 2 años de la alteración (1 año para niños y adolescentes); por ejemplo, la alteración no se explica mejor por la presencia de un trastorno depresivo mayor crónico o un trastorno depresivo mayor, en remisión parcial.

Nota: Antes de la aparición del episodio distímico pudo haber un episodio depresivo mayor previo que ha remitido totalmente (ningún signo o síntoma significativos durante 2 meses). Además, tras los primeros 2 años (1 año en niños y adolescentes) de trastorno distímico, puede haber episodios de trastorno depresivo mayor superpuestos, en cuyo caso cabe realizar ambos diagnósticos si se cumplen los criterios para un episodio depresivo mayor.

E. Nunca ha habido un episodio maníaco, un episodio mixto o un episodio hipomaníaco y nunca se han cumplido los criterios para el trastorno ciclotímíco.

F. La alteración no aparece exclusivamente en el transcurso de un trastorno psicótico crónico, como son la esquizofrenia o el trastorno delirante.

G. Los síntomas no son debidos a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., una droga, un medicamento) o a enfermedad médica (p. ej., hipotiroidismo).

H. Los síntomas causan un malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

Especificar si:
Inicio temprano: si el inicio es antes de los 21 años Inicio tardío: si el inicio se produce a los 21 años o con posterioridad.
Especificar (para los últimos 2 años del Trastorno distímico):
Con síntomas atípicos.


NOTA IMPORTANTE:
Es importante recordar que no debe, ni puede usted autodiagnosticarse. Únicamente un profesional cualificado tiene los conocimientos suficientes para hacerlo. Si Vd, se siente identificado con los síntomas, debe acudir a un profesional para someterse a tratamiento en las mejores condiciones de rigor y fiabilidad.

 


Terapia y Asesoramiento

Psicológico

volver